Es importante que conozcas qué tipo de contribuyente eres, porque de eso dependen las obligaciones fiscales que debes cumplir. No todos los contribuyentes pagan los mismos impuestos, por eso debes conocer a qué tipo de régimen fiscal perteneces.

Primero, antes de explicar los tipos de perfiles fiscales, veamos qué es un régimen fiscal:

Un régimen fiscal es el conjunto de leyes y normas que debemos cumplir una vez que empiezas a desarrollar una actividad económica; perteneces a un tipo de régimen una vez que te registras en el Servicio de Administración Tributaria (SAT,) para así cumplir con las obligaciones fiscales correspondientes.

El fisco clasifica en dos grandes regímenes a los contribuyentes: personas físicas y personas morales.

Una persona física es un individuo miembro de una comunidad, que realiza cualquier actividad económica, quien tiene derechos y obligaciones determinados por un ordenamiento jurídico.

Por su parte, una persona moral, es el conjunto de personas físicas, que se unen para la realización de un fin colectivo, son entes creados por el derecho, no tienen una realidad material o corporal (no se pueden tocar como tal como en el caso de una persona física), sin embargo, la ley les otorga capacidad jurídica para tener derechos y obligaciones.

Cada grupo se subdivide en diferentes tipos de perfiles que dependen de la actividad que realices, por lo tanto, estos regímenes pueden combinarse y así tener una estimación cercana del régimen al que perteneces y derivar las obligaciones y derechos que te corresponden.

En este sentido, saber a qué tipo de régimen fiscal perteneces es sumamente importante para evitar problemas con el SAT, pues al no conocer tus obligaciones probablemente estés evadiendo impuestos que no sabías que te correspondían o incluso pagar impuestos innecesarios.

Te presentamos los distintos tipos de regímenes fiscales y sus características:

Personas físicas

Asalariados: Personas que reciben un salario y prestaciones por disposición de un empleador. Sus ingresos ascienden a 400, 000 pesos durante el ejercicio fiscal.

Ejemplos de este régimen son:

  • Funcionarios y trabajadores de la Federación, Entidades Federativas y de los Municipios.
  • Miembros de las fuerzas armadas.
  • Integrantes de las fuerzas armadas.
  • Rendimientos y anticipos a miembros de sociedades cooperativas de producción.
  • Anticipos a miembros de sociedades y asociaciones civiles.
  • Honorarios a personas que presten servicios a un prestatario en sus instalaciones.
  • Comisionistas o comerciantes que trabajan para empresas personas físicas o personas morales.

Servicios profesionales (honorarios): Personas que prestan servicios de manera independiente a compañías, gobierno u otras personas físicas.

Ejemplos:

  • Abogados.
  • Contadores.
  • Arquitectos.
  • Médicos.
  • Dentistas.
  • Ingenieros.

Actividades empresariales: Personas que tiene una empresa con actividades de índole comercial, pesca, agrícola, transporte, de servicios, etcétera. Los regímenes fiscales que puedes elegir de acuerdo con las actividades empresariales que llevarás a cabo son:

  • Régimen de Incorporación Fiscal: Personas físicas que realizan una actividad comercial o presten un servicio para lo cual no requieren título profesional, siempre y cuando sus ingresos anuales no excedan los dos millones de pesos.
  • Actividad empresarial: Personas físicas que obtienen ingresos por actividades comerciales o industriales.
  • Actividades agrícolas, ganaderas, silvícolas y pesqueras (sector primario): Personas físicas y morales que sus ingresos por estas actividades representen menos del 90% de sus ingresos totales.

Ejemplos:

  • Talleres mecánicos.
  • Imprentas.
  • Restaurantes.
  • Cafeterías.
  • Cocinas económicas.
  • Cantinas.
  • Bares.
  • Tiendas de abarrotes.
  • Misceláneas.
  • Minisúpers.
  • Escuelas.
  • Kínderes.
  • Guarderías.
  • Ferreterías.
  • Refaccionarias.
  • Agricultores.
  • Pescadores.
  • Ganaderos.

Arrendatario: Personas físicas que reciben ingresos por rentar o subarrendar bienes inmuebles.

  • Por ejemplo, que percibas ingresos por la renta de casas, departamentos, casas habitacionales, terrenos, locales comerciales, bodegas o edificios.

Hasta aquí estos son los regímenes fiscales para personas físicas. Cabe resaltar, que están son algunas de todas las características que contempla la autoridad fiscal. Te recomendamos acércate con un profesional para elegir adecuadamente tu perfil fiscal.

Personas morales

Régimen general: Personas morales que tienen fines de lucrar.

  • Sociedades mercantiles.
  • Sociedad civil.
  • Asociación civil.
  • Sociedad cooperativa de producción.
  • Instituciones de crédito, de seguros y fianzas.
  • Almacenes generales de depósito.
  • Arrendadoras financieras.
  • Uniones de crédito y sociedades de inversión de capitales.
  • Organismos descentralizados.

Régimen con fines no lucrativos: Entidades que no buscan remuneración económica.

Ejemplos:

  • Sociedades de inversión.
  • Administradoras de fondos para el retiro.
  • Sindicatos.
  • Cámaras de comercio e industria.
  • Colegios de profesionales.
  • Instituciones de asistencia o beneficencia.
  • Asociaciones civiles sin fines de lucro.
  • Asociaciones deportivas reconocidas por la CONADE.
  • Donatarias autorizadas.

Puedes combinar tu perfil fiscal, siempre y cuando se avise al SAT y se plasme en la constancia de situación fiscal.

Por ejemplo, si trabajas como persona física con régimen de actividades empresariales servicios profesionales, pero decides poner un negocio, para el SAT también tienes derechos y obligaciones como persona moral con régimen general.

De no avisar ante la autoridad fiscal estos cambios, ésta puede bloquear sellos digitales, enviarlo a la lista negra de contribuyentes o acusarlo de fraude debido a que no corresponde lo que deduce con sus ingresos.

¿Quieres saber cómo funcionan tus obligaciones fiscales si combinas tu perfil fiscal?

Con el20.mx obtén un diagnóstico de tu situación fiscal, además resuelve todas tus dudas sobre tu contabilidad.