Hoy las empresas en México enfrentan distintos obstáculos que están dejando a la mayoría en quiebra. Sabemos lo complicado que puede ser mantener un negocio consolidado en el mercado y más en una crisis económica mundial.

Por esta razón, te recomendamos aplicar en tu negocio estos seis consejos con los cuales mejorarás aspectos financieros y empresariales. O quizá esto te sirva como motivación para no rendirte y enfrentar la incertidumbre que causa la pandemia.

Cabe mencionar que, si lo piensas con otra perspectiva, estos consejos no sólo funcionan para empresas, sino también puedes pensarlos desde tu vida personal y aplicarlos en cualquier aspecto que necesites mejorar.

Tener control de los números:

Llevar la administración de una empresa puede ser muy tedioso y toma mucho tiempo si no se tienen las estrategias y técnicas adecuadas. Organizar las finanzas del negocio, estar al corriente con el SAT, diseñar e implementar estrategias empresariales, son aspectos esenciales para el éxito de cualquier empresa.

Una recomendación infalible para manejar la administración de tu empresa es que nunca se deben mezclar las finanzas personales con las de tu negocio. Son dos cosas que deben estar organizadas en distintas cuentas.

También debes considerar acercarte con un profesional o especialista que se encargue de la contabilidad de tu negocio, así tú te enfocas en el crecimiento económico sin la preocupación de que tus finanzas quiebren.

Definir estrategias:

A partir de observar tu posición de manera objetiva (herramientas, recursos, equipo), debes definir una estrategia, en la que puedas delimitar tus objetivos, elegir un método adecuado para alcanzarlos y planear la organización de tus colaboradores.

Elige herramientas que faciliten el trabajo, que optimicen tus recursos. Por ejemplo, un marketing de bajo presupuesto, que no afecte tu capital, pero que sea eficaz en su impacto.

Los cambios son inevitables:

Mantente actualizado sobre las problemáticas del mundo, de México y de tu entorno.

Actualmente, nuestra percepción del futuro es incierta, nos genera miedo e impotencia; y es que muchas veces los cambios son inesperados y no está en nuestras manos impedirlos. Pero lo que podemos hacer en estas situaciones es estar conscientes de lo que somos, de lo que tenemos y de nuestras capacidades. Por ello, es recomendable, en el ámbito de los negocios, practicar los siguientes puntos:

  1. Haz una lista de temores o riesgos a los cuales crees esté propenso tu negocio
  2. Clasifica tu empresa en aliados y contrarios respecto al cambio, así podrás medir el grado de aceptación y rechazo al cambio y evitar imprevistos.
  3. Optimiza el tiempo dedicado al cambio. Destina un tiempo para pensar la situación, pero olvídalo cuando ya no sea el momento.
  4. Toma una actitud positiva frente a los cambios. Motiva a tu equipo recordando cambios anteriores que resultaron exitosos o utiliza casos de éxito de negocios similares al tuyo.
  5. Participa activamente en el cambio. Involúcrate en todos los procesos, apoya a tu equipo y usa un lenguaje positivo.

Motiva y capacita a tu personal:

Capacita constantemente a tu equipo y reconoce sus logros esto ayudará a mejorar los resultados. Por ejemplo, ahora la transformación digital en las empresas se ha vuelto indispensable para su permanencia en el mercado, como lo explica Rodrigo Montabone en Notipress, la capacitación de los colaboradores es una parte fundamental para este proceso de cambio. Esto incluye también darles las herramientas aptas para motivarlos y que adquieran la capacidad de adaptación.

“Proporcionar la información adecuada y pertinente es el eje para asegurar la adaptación a los entornos digitales.” Rodrigo Montabone, CTO de la plataforma Cumplo México.

Conoce tus debilidades y fortalezas:

Este punto funciona para cualquier situación en la que te encuentres. Por ejemplo, si tienes un método que te funciona, no es malo estar abierto a nuevas ideas que te permitan progresar. O, al contrario, si notas que un proceso no está dando los resultados ideales, será súper necesario que voltees a ver tus debilidades y fortalezas.

Para mejorar tus debilidades es necesario, primero, que las reconozcas, que las aceptes y las enfrentes. Esto te permitirá abrir tu panorama y encontrar soluciones para optimizar el rendimiento de tu empresa. Lo mismo ocurre con las fortalezas, reconocer que somos buenos en algo es fácil, pero ese debe darnos pautas para seguir creciendo, no conformarnos y enriquecer nuestras habilidades y capacidades.

Rodrigo Montabone, recomienda crear nuevas organizaciones con el objetivo de replantear e integrar los procesos. Para lograrlo necesitarás fomentar la cultura de la innovación, lo cual agregaría valor a la empresa al ser generadora de ideas disruptivas y conceptos creativos.

¡Toma un descanso!

La administración de un negocio es pesada, a veces lo único que necesitas son vacaciones.

el20.mx quiere alejarte de las preocupaciones de administrar tus finanzas para que te enfoques en crecer económicamente.

Ten en mente que los obstáculos nos ayudan a ser más fuertes. ¡Sí se puede!