Los pronósticos para el 2021 no son tan alentadores como quisiéramos. Este año fue complicado para la mayoría, en muchos sentidos. A nivel nacional, los indicadores económicos cayeron a medidas no registradas desde hace mucho tiempo. Por ejemplo, cuando se reportó en agosto la peor caída del PIB en México de 18.7%, su mayor caída desde 1995. Como este ejemplo, hay muchos. Vivimos una realidad que nadie prevenía; nuestras rutinas de trabajo cambiaron, las dinámicas familiares y sociales se han ido transformando y, por consecuencia, nuestra relación con nosotros mismos ya no es igual. Todo lo anterior repercute en la toma de decisiones para plantearnos propósitos que mejoren nuestra calidad de vida.

El tema económico sin duda es algo que a todos nos preocupa y debido a la incertidumbre del panorama, esto nos lleva a enfrentarnos a la dificultad para lograr propósitos financieros, como poner un negocio, vender un inmueble o conseguir un empleo. Hoy más que nunca nuestras finanzas deben posicionarse como prioridad.  

Ahora que estamos cerca de que acabe el año, queremos ayudarte a plantear tus propósitos para que el siguiente año no te tome por sorpresa y además puedas cumplirlos más fácilmente.  

Para empezar, queremos que tomes en cuenta dos consejos de Adriana Castro, especialista en Psicología de la Creatividad y fundadora de Call To Action: Empresas Felices. Son dos consejos que te ayudarán a visualizar si tu perspectiva en cuanto a tus propósitos es saludable y viable para ti.  

Dos consejos esenciales para lograr tus propósitos de vida

1. Que no te invada la negatividad

Lo primero es que evites la negatividad, reflexiona sobre cómo te refieres a tus metas cuando piensas o hablas de ellas. Muchas veces, los humanos nos enfocamos en mayor medida en lo negativo y aunque no es malo, pues nos permite estar alertas, el problema viene cuando te quejas de todo, todo el tiempo. Lo que recomienda Adriana Castro es que antes de expresarte sobre algún tema, es que reflexiones: “Lo que estoy a punto de decir, ¿es un reflejo de quien quiero ser?”. 

Trata de darte cuenta cuando estés siendo negativo y retoma ese pensamiento a algo positivo. 

2. Amplía tu perspectiva

Por otro lado, ya mencionamos que el aspecto económico es súper importante, pero, ojo evita que esté sea la única perspectiva para lograr otros objetivos. No bases todos tus logros a partir de lo económico. Daniel Gilbert, profesor de psicología en Harvard, menciona que una vez que las personas cubren sus necesidades básicas y tienen un mayor ingreso, no necesariamente serán felices.  

Recuerda que el dinero no te hace feliz, pero sin duda, tener unas finanzas saludables, sin deudas y muchos ahorros, te facilitarán la vida.  

El chiste es encontrar el punto medio en el que tomes en cuenta tu dinero, pero sin descuidar otros objetivos. Por ejemplo, mejorar tu calidad de vida, tu alimentación, tu salud emocional, tus relaciones familiares y sociales. Muchas veces, por enfocarnos tanto en el dinero dejamos de lado interactuar con nuestros seres queridos o cuidarnos a nosotros mismos.  

Por ello, es importante que el panorama de tus propósitos sea amplio, en el que puedas visualizar y priorizar tu bienestar en varios aspectos.   

Ahora, ya que tienes en mente en esto puedes comenzar tu lista de propósitos para el siguiente año. Nosotros te dejamos en un post algunas metas financieras que te ayudarán a mejorar tu salud financiera.